/****Remove white gap on pre-footer*****/
Seleccionar página

ARTÍCULOS

Los 100 primeros días
de la gestión del cambio

Para el Interim Management (o dirección de la Transición o de la Transformación), los desafíos que un Interim Manager afronta están en un contexto de cambio acelerado, con unos plazos exigentes, con objetivos claros y ambiciosos y, a menudo, en condiciones críticas.

EIM (Executive Interim Management), es líder en el sector desde hace una década en España y más de 20 años en todo el mundo. Con una experiencia de miles de misiones llevadas a cabo, queremos compartir nuestras reflexión sobre cómo tener éxito en los primeros 100 días de una misión de Interim Management.

Tras entrevistarnos y reunirnos con gran cantidad de directivos y observar sus actividades y prioridades hemos desarrollado el estudio Cien días para el Éxito del que destacamos las siete claves o reglas de oro para gestionar con éxito el cambio durante los 100 primeros días de una misión:

 

  • Clave nº1: Definir el campo de acción. Evaluar la situación inicial: entender los retos y riesgos, la organización y las personas. Esto supone saber ir a lo esencial, sin buscar el detalle exhaustivo.
  • Clave nº2: Construir los puntos de apoyo. Primeras decisiones respecto a las personas. La elección del equipo de confianza tiene una importancia definitiva: sin alterar las estructuras existentes, hay que consolidar y fijar las posiciones clave, sabiendo al mismo tiempo eliminar los elementos o factores de bloqueo.
  • Clave nº3: Tomar rápidamente las primeras medidas operativas. Además de las repercusiones financieras inmediatas, que pueden significar la clave de la supervivencia, los primeros éxitos ayudarán a movilizar al equipo. El primer trimestre es clave para desarrollar un plan de acción explícito que impulse un cambio gradual y con medidas urgentes a medio y largo plazo. Así como para controlar los indicadores principales claros, evaluar los resultados, a las personas, y adaptar gradualmente las estructuras.
  • Clave nº4: Controlar y medir las acciones. No se puede avanzar sin los debidos instrumentos de medición. durante los primeros 100 días, sin tiempo para sofisticados informes, el directivo actuará con sentido común, atendiendo a un número reducido de indicadores simples, elocuentes y fáciles de comunicar y llevará a cabo un seguimiento preciso del plan de acción poniendo a la empresa bajo tensión.
  • Clave nº5: Adaptar las estructuras: realizar los ajustes necesarios en la organización, en sus sistemas de información y en la gestión de los Recursos Humanos de manera gradual y pragmática, teniendo claras las prioridades y  marcando las medidas más sensibles para ponerlas en marcha a medio o largo plazo.
  • Clave nº6: Comunicar constantemente. Comunicación de proximidad, cercana, pragmática y directa, más que una comunicación institucional. El directivo debe encontrar el justo equilibrio entre tranquilizar al equipo, dinamizar y motivar a las personas.
  • Clave nº7: Asegurar el liderazgo. El directivo debe establecer su poder, su credibilidad personal y lograr obtener el apoyo de todos para tener éxito en el reto del cambio. A pesar de que el liderazgo se construye con el tiempo, gracias a las medidas adoptadas y los resultados obtenidos, hay elementos que deben controlarse de una manera especial.

Get in touch with us

Together we can find the solution you are looking for.